Una sala oscura, iluminada apenas por unos focos y la luz que emite la pantalla de proyección. Suben, se dan la mano, se hacen las fotos y bajan. Me mantengo pegado a la silla, no creo que me toque subir.
“Y el premio al mejor uso creativo del medio revistas y suplementos es para…”
Comienzan los aplasusos, miro a los lados y nos levantamos. Es un camino corto, pero extraño.
Cuando eres diseñador y el premio es al mejor uso creativo de un medio sientes que estás haciendo bien tu trabajo. El pasado 10 de octubre tuvo lugar la entrega de los premios Genio en la sede del grupo Vocento en Madrid. Se daban cita mucha gente del sector, de los grupos de publicidad punteros en España. Y entre ellos nosotros. Los únicos que no pertenecen a un gran grupo de comunicación. Además la campaña no era para un empresa de gran inversión, por lo que parece que de verdad premiaron nuestra creativdad y no al anunciante para que esté contento. Un motivo de más orgullo para nosotros.

La entrega de premios

Si bien es verdad que no creo demasiado en este tipo de premios, recibirlos es gratificante. Si un trabajo que crees que es bueno es reconocido fuera de tu círculo cercano, tienes la seguridad de que es un buen trabajo. Supongo que esta premio será un acicate para mi creatividad además. No será a largo plazo, pero de momento, me siento ante la hoja en blanco con algo más de ilusión.

Como ya he dicho no creo demasiado en estos premios, tengo la impresión de que siempre se da a quien interesa, no al mejor. Siempre hay alguno que ha realizado un gran trabajo y lo cuelan para no cante mucho, pero la mayoría son grandes empresas con tremendas inversiones (vamos los que dan de comer al medio). Como mi trabajo no puede tener ningún interés comercial para el grupo que da el premio, me queda el consuelo de que nos dan el premio porque la campaña es buena.En la velada se aprovechó además para entregar los leones de Cannes de plata y de bronce (en la entrega oficial de Cannes solo entregan los de oro), así que en las pantallas de proyección del recinto se vieron circular muy buenas ideas. No es un mal sitio para inspirarse. Intenté quedarme con todo lo que pude porque no me llevé el bloc de notas (fallo grande, debes ir siempre con el bloc de notas, nunca sabes dónde puede aparecer la inspiración).

De todos modos en estos premios lo mejor viene despúes. Un cocktail y una charla distendida con algunos buenos profesionales. Quedas un día para tomar algo y que te enseñen el estudio, pones en común algún proyecto que pueda ser interesante. Vamos, vida social del diseñador.